¿SON LOS ALIMENTOS PROCESADOS PERJUDICIALES PARA LA SALUD?

Actualmente, el 80% de los alimentos que consumimos son procesados. De hecho, para aquellos que tratamos de seguir un estilo de vida saludable y darle a nuestro cuerpo la mejor calidad de combustible en forma de comida, tenemos escasas 3 zonas en los supermercados donde adquirir “comida real”.

A continuación, os explicamos que son los alimentos procesados, cual es el problema con ellos y como seguir una dieta sin estos alimentos.

ALIMENTOS PROCESADOS

Son aquellos alimentos que han sido tratados para intensificar sabores, por conservación, para mejorar la palatabilidad y su aspecto. Suelen ser productos de rápido consumo, atractivos y agradables al gusto. 

Aquí vamos a hacer una diferenciación:

  • Alimentos procesados: aquellos que contienen aditivos para preservar sus propiedades originales o para resistir a los microorganismos. En este grupo estarían los alimentos en conservas (vegetales, frutas y legumbres), productos enlatados (pescados, frutas), panes y quesos, y bebidas fermentadas (cerveza, vino y licores).
  • Alimentos ultraprocesados: aquellos elaborados a partir de formulaciones industriales. Los podrás identificar si tienen 5 o más ingredientes. Suelen llevar añadidos como azúcar, aceites, grasas hidrogenadas, sal, antioxidantes, estabilizantes, conservantes, harinas y almidones refinados.

En ambos casos, la mayoría son fabricados, publicitados y vendidos por las grandes multinacionales. Son muy duraderos y están listos para consumir en cualquier momento.

En resumen, son un cocktail perfecto para arruinar tu sistema digestivo y tu salud.

¿SON MALOS PARA LA SALUD?

“Todo aquello que se consume de forma esporádica y en pequeñas cantidades no ocasiona daño en la salud ni afecta a un estilo de vida saludable”.

El problema es que muchas veces no somos conscientes de que esos “de vez en cuando” son mucho más frecuentes de lo que pensamos. Así sin darnos cuenta, podemos estar consumiendo varias veces y en grandes cantidades a la semana, alimentos procesados que comprometen nuestra salud y perjudican nuestro estado físico.

Son adictivos. Nuestro cerebro funciona por estímulos. La grasa, la sal y el azúcar hacen que se segregue dopamina, un neurotransmisor responsable de las sensaciones placenteras, y como resultado se producen estímulos intensos en el cerebro que generan esa necesidad de más.

Estas son algunas de las consecuencias de tomar, con frecuencia, alimentos procesados:

  1. Aumento de los niveles de glucemia en sangre (riesgo de diabetes)
  2. Exceso de grasa en el hígado.
  3. Favorece la hipertensión arterial.
  4. Aumenta los niveles de colesterol “malo” en sangre.

Esto es bastante serio, puesto que las enfermedades crónicas son la primera causa de muerte en los países industrializados.

COMO SEGUIR UNA DIETA SIN ALIMENTOS PROCESADOS

  • Lee las etiquetas de los alimentos. Evita aquellos que tienen más de 5 ingredientes y que entre ellos se encuentren el azúcar, grasa o sal.
  • Compra más en el mercado y menos en el supermercado.
  • Evita la bollería industrial.
  • Si comes carne es mejor escoger aquellas que sean bio o eco. Evita las carnes procesadas como hamburguesas, albóndigas y salchichas.
  • Bebe agua o infusiones.
  • Huye de los snacks. Son los productos más ultraprocesados. Contienen mucha sal y grasas insanas.

Pensemos que en nuestra salud no solo intervienen las calorías, si no que lo más importante es la calidad del alimento.

Espero que hayas disfrutado del artículo, ahora la decisión depende de ti.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *