Dieta cetogénica: idónea para la pérdida de grasa

Como ya hemos dicho en innumerables ocasiones, de poco servirá que te entregues al máximo en cada entrenamiento si luego no llevas una alimentación adecuada. Son muchas las opciones que se te plantean a la hora de estructurar tu ingesta calórica. En este post vamos a centrarnos en la que creemos que es una de las mejores apuestas de cara al método de entrenamiento que realizamos en Reto48, la dieta cetogénica. Y, sobre todo, en qué alimentos son buenos para que cumplas con ella perfectamente.

¿En qué consiste la dieta cetogénica? Simplificando todo el proceso un poco, podría decirse que es una dieta basada en la reducción sustancial de hidratos de carbono y el incremento del consumo de grasas buenas; manteniendo estable el consumo de proteína. ‘Estar en cetosis’ viene a significar que utilizamos principalmente la grasa para obtener energía. Al llegar a este estado ‘forzamos’ al cuerpo a consumir de nuevo sus grasas.

¿Qué alimentos puedo comer mientras mantenga la dieta cetogénica?

Grasas y aceites. La ingesta de grasas es la base de toda dieta cetogénica, por lo tanto, no descuides su aumento en tu ingesta calórica diaria. Cuando hablamos de ingesta de grasas, nos referimos a las ‘sanas’, olvídate de las grasas trans, son preferibles las saturadas y monoinsaturadas.
* Lista de alimentos grasos: aguacate, aceitunas, aceite de oliva/coco, frutos secos (opta por los crudos, sin procesar: nueces y almendras, por ejemplo), etc.

Proteínas. En este caso, prioriza carnes y pescados con más grasa [recuerda que en esta dieta todo gira en torno a las grasas].
* Lista de alimentos proteicos (tened en cuenta la calidad de los mismos):
+ Pescados: atún, salmón, tilapia, sardinas, bacalao, etc.
+ Mariscos: cangrejo, almeja, mejillones, ostras, langosta, etc.
+ Carnes: vaca, pato, cerdo, pollo, pavo, etc.
+ Lácteos: queso cottage, crema agria, leche entera, etc.

* Lista de vegetales frescos: gran parte de los vegetales sin almidón sólo tienen trazas de hidratos. Apunta los siguientes para tu dieta: acelga, brócoli, brotes de bambú/alfalfa, apio, ajo, espárragos, espinacas, etc. Es importante que acompañes tus comidas con algo de vegetales pues van a hacer que consigas saciarte.

En cuanto a las bebidas, es necesario que no olvides nunca la importancia de la hidratación. Bebe agua o té verde (sin cafeína ni azúcar).

Para dotar las comidas de más sabor, acompáñalas con especias: pimienta negra, canela, jengibre, clavo, perejil, orégano, etc.

Los alimentos que no debes tomar, además de los más conocidos por su alto porcentaje de hidratos (arroz, patata, pasta, etc), son las piezas de muchas frutas, pues la mayoría contienen grandes cantidades de azúcar.

La lista es amplía y, con un poco de imaginación, pueden salir platos magníficos. Si os interesa, en el futuro podemos hacer algún post de recetas saludables en base a una dieta concreta. Al final, lo realmente importante es la voluntad por querer realizar lo que nos hemos propuesto. La dieta cetogénica es una gran opción, te aconsejamos probarla y, por supuesto, que nos cuentes como te ha ido.