¿Por qué es bueno dormir bien?

¿A quién no le gusta dormir? Puede que haya alguna excepción, pero a muchos de nosotros nos gustaría que esos ‘5 minutos más’ que exclamamos cada vez que suena el despertador, por la mañana, fuesen eternos. Pero, ¿por qué es tan importante dormir bien?

Como con otras cosas, en el sueño se tiene que dar la sinergia perfecta entre calidad y cantidad. Igual de importante es la cantidad de tiempo que pasamos durmiendo, como la calidad del sueño. El sueño tiene varias etapas; y si acortamos o interrumpimos mucho el descanso; no llegaremos a todas y cada una de ellas. ¿Consecuencias? Tu energía y funcionamiento se verán diezmados. Dormir (y hacerlo bien) es necesario para pensar con claridad, disminuir nuestro tiempo de reacción y mejorar nuestra memoria.

Numerosos estudios afirman que la falta de sueño provoca que tomemos decisiones erróneas y precipitadas, así como que asumamos riesgos innecesarios. Todo ello desemboca en un bajo rendimiento en nuestro día a día, ya sea en el trabajo o en el gimnasio. Además, la falta de un correcto descanso aumenta drásticamente el riesgo de lesiones.

Por si todo ello fuera poco, las personas que duermen poco (y mal) ven alterado su estado de ánimo. Algo que afecta directamente a su comportamiento y relaciones: enfados absurdos, mayor posibilidad de depresiones, etc. Si duermes bien y estás descansado, afrontas el día de otra manera; con el optimismo y la vitalidad que está presente siempre en Reto48.

Y es que dormir es mucho más importante de lo que la gente piensa. La falta crónica de sueño incrementa el riesgo de sufrir hipertensión, enfermedades cardíacas y de otro tipo. Ya que durante el sueño el cuerpo produce una gran cantidad de hormonas, entre ellas, la del crecimiento, que ayudan al correcto funcionamiento del mismo. Así como otra serie de hormonas que luchan contra las infecciones. Un estudio de la Universidad Carnegie Mellon en los EEUU afirma que no dormir lo suficiente puede debilitar tu sistema inmunológico. Por eso, dormir de la forma adecuada es fundamental para mantenerse sano.

Por otra parte, el hecho de estar completamente descansado facilita la pérdida de peso. Y es que la falta de sueño provoca que los adipocitos (células grasas) liberen una menor cantidad de leptina, que es precisamente la hormona encargada de suprimir el apetito. Y por el contrario, el insomnio hace que el organismo libere una mayor cantidad de grelina (hormona del apetito).

Como siempre decimos desde Reto48, nunca subestiméis la importancia del descanso. Soñar durmiendo y, cuando os despertéis, id a cumplir esos sueños. Pues el que no descansa como debería, sueña despierto y vive durmiendo.