10 mitos de la alimentación que debes conocer

La alimentación es una necesidad biológica, pero la cultura y las tradiciones inciden en ella, de manera que con el paso de los años se han ido creando y desarrollando numerosos mitos que desmontamos en este artículo.

Todos hemos oído comentarios del tipo “las frutas deben tomarse en ayunas”, “el pan engorda” o “la carne de cerdo sube el colesterol”. No porque siempre lo hayamos oído tiene que ser verdad… Nuestros expertos de RETO 48, el novedoso método para tu bienestar físico y mental, analizan algunos mitos de la alimentación extendidos en la cultura popular.

Mitos de la alimentación

1. El pan engorda

Es ese alimento que casi todos eliminamos al comenzar una dieta. ¿Está fundamentada la privación de este hidrato de carbono? No, el pan no engorda por sí solo, sino que son los acompañamientos los que provocan acumulación de grasas.

2. Hay alimentos que adelgazan

Es falso, excepto el agua, todo alimento aporta calorías una vez ingerido, ningún alimento puede conseguir que perdamos peso. La clave está en conseguir el equilibrio entre la ingesta calórica y el gasto energético.

3. La fruta engorda si la ingerimos al final de la comida

La fruta tiene las mismas calorías independientemente del orden en la que la tomemos. En algunas dietas aconsejan tomarla antes para causar sensación de saciedad, ingerir vitaminas y minerales, y tener menos apetito en los platos siguientes.

4. Dormir engorda

Está extendida la creencia de que dormir muchas horas hace que el cuerpo elimine menos calorías que estando en activo, por lo que reducir las horas de sueño provocaría un aumento del consumo calórico. Esta no es la realidad. La relación entre sueño y alimentación consigue que el organismo funcione de forma equilibrada, por lo que dormir una cantidad adecuada de horas es fundamental.

5. Los productos integrales tienen menos calorías

Esto no es verdad, suelen contener cantidades muy similares al producto normal. La diferencia reside en el aporte de fibra: un alimento integral aporta más fibra que uno no integral, por lo que la ventaja del integral es el poder saciante y la mejora del tránsito intestinal.

6. Saltarse una comida adelgaza

Lejos de adelgazar, este es un mal hábito. Se recomienda realizar 5 comidas al día con el objetivo de controlar el hambre. Repartiendo las ingestas conseguimos no llegar a la siguiente con un exceso de hambre que nos provocaría comer con ansiedad.

7. Las patatas engordan

Pese a la creencia popular que afirma que las patatas son hipercalóricas, lo cierto es que no. Su composición es agua en su mayoría (75 %), el resto son hidratos de carbono, por lo que el aporte calórico es de solo 85 kcal. por cada 100 gramos.

8. Un alimento congelado es menos nutritivo que uno fresco

Esta creencia es falsa, ya que el frío consigue que un alimento congelado mantenga sus cualidades sin alterar. Esto quiere decir que el aporte de nutrientes de un producto congelado es el mismo que el de uno fresco.

9. Mezclar hidratos de carbono y proteínas engorda

Son numerosas las dietas que se fundamentan en uno de los mitos de la alimentación más frecuentes. Hablamos de las llamadas “dietas disociadas”, pero no existe base científica que las soporte. Además es muy difícil separar nutrientes, ya que todos los alimentos están compuestos por nutrientes variados.

10. Las grasas vegetales son sanas

Hay que tener cuidado con la denominación “grasas vegetales”, ya que podemos entender que el alimento contiene aceites de oliva o girasol. Sin embargo, el aceite de coco o el aceite de palma son aceites vegetales que aumentan el colesterol.

¿Quieres conocer todo sobre nutrición y cambiar tus hábitos alimenticios? En nuestro centro de entrenamiento personal de Madrid descubrirás Reto 48: es el mejor método para adquirir buenos hábitos alimenticios, hacer deporte y maximizar resultados. Un nuevo concepto basado en el esfuerzo, la constancia y el compromiso. Los programas grupales Full Pack Reto 48, además de incluir entrenamientos deportivos, también cuentan con “entrenamientos nutricionales” en los que se inculcan buenos hábitos, huyendo de los mitos de la alimentación.